Existe una gran variedad de tipografías y es que su importancia no es mínima. Asociadas a la imagen de la marca refuerzan el mensaje que se quiere transmitir. Aquí un leve recorrido para aprender más de ellas y sus usos.

Categorías de tipografías

Hay múltiples formas de categorizarlas, la más amplia son:

Serif: son antiguas y tienen remates en los extremos llamados serif o serifas.  Hay gran variedad, cuentos como las antigüedades romanas, las romanas modernas o las épocas.  Se perciben como tradicionales, serias, respetables, institucionales o corporativas.  Esta tipografía es adecuada para textos largos que se crean una línea imaginaria bajo el texto que guía en la lectura.

Sans Serif: conocidas como etruscas o de palo seco, no tienen serifas y casi no hay contraste entre sus trazos. Los vértices son rectos. Se vinculan con la modernidad, la seguridad, la alegría y el minimalismo. Son muy útiles en papelería comercial, etiquetas, embalajes y textos cortos pero muy grandes, como carteles. Son especialmente indicadas para visualizaciones en pantalla. Linkedin y Google usan estas tipografías.

Manuscrita o Script: parecen estar en cursiva o ser caligrafía.  Transmiten elegancia, afecto y creatividad.  Se usan solo para títulos o firmas porque sus trazos más finos pueden hacer perder legibilidad.  La marca de autos Cadillac usa esta tipografía.

Decorativa o de Fantasía: no están incluidas en las categorías anteriores y, en general, fueron creadas para un fin específico. La legibilidad no es una característica primordial. Aportan una gran personalidad y son muy atractivas. La marca Disney usa este tipo de tipografía.

Psicología de la tipografía 

Antes de elegir la tipografía hay que determinar qué es lo que desea transmitir y  quiénes serán los receptores del mensaje.  A veces la tipografía se diseña en función del mensaje, del producto o de la marca.  Otras veces, se usan las ya diseñadas.  Pero siempre deben ser legibles.  Esto es imprimible.

Características como el grosor, la inclinación, la combinación de colores y el espaciado entre caracteres y entre palabras también pueden ayudar a generar diversos efectos.

Actualmente las tipografías más usadas son Times New Roman, Arial y Comic Sans MS, entre otras. Son consideradas «seguras» y que son adecuadas para muchos usos.  Otras tipografías que tienen características similares son: Verdana, Genexa, Sans Serif Georgia, Serif, Asap, Helvética, Lucida, Lucida Sans Cursive y Tahoma.

En general, hoy se consideran «modernas» las tipografías del tipo Sans Serif, ya que no llevan “serifa”. Es decir, no tienen adornos ni detalles recargados, que son características de las tipografías más tradicionales.

 

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.